Diosa de la abundancia, Ashtanga Yoga

Diosa de la abundancia

Crucigrama de la diosa de la abundancia

A Lakshmi se la suele representar como una hermosa mujer con cuatro brazos, de pie sobre una flor de loto. Suele haber uno, o a veces dos, elefantes detrás de ella, ungiéndola con agua. A menudo se la representa sentada bajo Vishnu, masajeando sus pies.
Una de las historias más atractivas de la mitología hindú es la de la Agitación del Océano Lácteo. Es la historia de los dioses contra los demonios y su lucha por conseguir la inmortalidad. También cuenta el renacimiento de Lakshmi.
Indra, el dios guerrero, recibió la responsabilidad de proteger el mundo contra los demonios. Lo había protegido con éxito durante muchos años, y la presencia de la diosa Lakshmi le había asegurado el éxito.
Un día, un sabio le ofreció a Indra una guirnalda de flores sagradas. En su arrogancia, Indra tiró las flores al suelo. Según la creencia hindú, este desplante de arrogancia molestó a Lakshmi, que abandonó el mundo de los dioses y entró en el Océano Lácteo.
Indra preguntó a Vishnu qué debía hacer. Éste le dijo a Indra que los dioses tendrían que agitar el Océano Lácteo para recuperar a Lakshmi y sus bendiciones. Luego les dijo que el Océano contenía otros tesoros que también les ayudarían. Entre ellos se encontraba el elixir de la vida, una poción que otorgaba la inmortalidad y que les permitiría derrotar a los demonios.

  Postura del triangulo yoga

Diosa griega de la abundancia

Mientras me adentraba en el estudio de las religiones comparadas en la escuela del seminario, hace muchos años, me sorprendió descubrir las muchas caras femeninas de la Divinidad. Hay miles de Diosas, de muchas culturas del mundo, conocidas por diferentes nombres e imágenes, que representan aspectos femeninos de la divinidad y también aspectos de nuestra humanidad. Además de los practicantes de la espiritualidad basada en la tierra, las culturas hindúes, budistas, tibetanas, nativas americanas y sudamericanas se encuentran entre las tradiciones que siguen en comunión con la Divinidad Femenina.
Lakshmi es la diosa hindú de la buena fortuna y la belleza. Millones de hindúes la veneran activamente en todo el mundo y se la considera la personificación de la abundancia, la prosperidad y la riqueza. Se dice que, hace tres milenios, Lakshmi nació, completamente desarrollada, en un loto rosa que surgió del mar lechoso. Inmediatamente fue adornada, enjoyada y venerada por los dioses y los sabios. Rezaban para que viniera a sus moradas y a sus mundos, porque creían que donde está Lakshmi se encuentra la riqueza y la plenitud. Su capacidad para aumentar la buena fortuna está simbolizada por las monedas de oro que se ven verter de sus manos al océano de la vida.

  Alma sans guia espiritual

Diosa de la abundancia lakshmi

A medida que nos acercamos al 2 de agosto, conocido por los antiguos celtas como Lughnasadh o Lammas, los ejemplos de abundancia están por todas partes.    Los jardines y las granjas están en plena floración, con algunos cultivos listos para la cosecha y otros muy próximos.    Los corderos nacidos en primavera están alcanzando la madurez. Los días siguen siendo largos y estamos llenos de energía. Es un momento perfecto para recordar a la diosa celta, Rosmerta.
Rosmerta, una diosa amada tanto por los celtas como por los galos romanos, era conocida como “La Gran Proveedora”. Es una diosa de la fertilidad y la riqueza. Se la veneraba en el suroeste de Gran Bretaña, en la Galia y a lo largo de los ríos Ródano y Rin.
Tras la conquista de la región por parte de Roma, Rosmerta se incorporó al panteón romano, quedando asociada a Mercurio.    Aunque se la ha llamado consorte de Mercurio, no hay pruebas de que esa fuera la naturaleza de su relación.    Sobrevivió en la época romana como una poderosa diosa por derecho propio, siendo representada sola en muchas ocasiones.    Sola y con Mercurio, lleva una cornucopia y una cesta de fruta, símbolos de abundancia.      Como diosa que da, a menudo se la muestra con una patera, un cuenco de ofrendas rituales, y con un cazo o cetro.

  Virabhadrasana 3

Diosa egipcia de la abundancia

Estatua de mármol de la época romana que representa a la diosa de la abundancia. Los símbolos que confirman este papel son los numerosos pechos (o testículos de toro), la guirnalda de bellotas y los signos del zodiaco (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo) que identifican los meses de marzo a agosto, propicios para la siembra y la cosecha del trigo. La obra se inspira en el arquetipo de la Artemisa efesina.
Estatua de mármol de la época romana que representa a la diosa de la abundancia. Los símbolos que confirman este papel son los numerosos pechos (o testículos de toro), la guirnalda de bellotas y los signos del zodiaco (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo) que identifican los meses de marzo a agosto, propicios para la siembra y la cosecha del trigo. La obra se inspira en el arquetipo de la Artemisa efesina.