Posturas de yoga sentados, Ashtanga Yoga

Posturas de yoga sentados

Pincha mayurasana

En los días en los que tu bandeja de entrada está llena hasta los topes, tu madre no deja de molestarte por ese viaje familiar que tenías que haber reservado hace semanas y no puedes dejar de coger el bol de chocolate, hay esperanza. Todo lo que necesitas es el tipo de yoga adecuado para ayudarte a estirar y relajarte. Aquí, la famosa gurú del yoga Kristin McGee tiene 12 sencillos movimientos de yoga que harán desaparecer el estrés. ¿Y lo mejor? Puedes hacerlos directamente en tu silla.
Empieza con una pizarra limpia: Siéntate con la espalda recta en el borde de tu asiento y coloca las manos en la cintura. Inspira profundamente por la nariz, expandiendo los costados y el abdomen, y luego exhala lentamente. Repite la operación durante diez respiraciones.
Sentado, inspire y levante los brazos, presionando las palmas de las manos sobre la cabeza. Al exhalar, baja los brazos a los lados. Repita la operación cinco veces. Esto ayuda a alargar la columna vertebral y a liberar la tensión en los hombros y el cuello.
Para un estiramiento profundo de la columna y los hombros, levante los brazos y entrelace los dedos frente a usted. A continuación, gire las palmas de las manos hacia el techo mientras endereza los brazos por encima de la cabeza. Inclínate hacia la derecha durante tres respiraciones y luego hacia la izquierda durante tres.

Imágenes de asanas de yoga sentadas con nombres

Práctica: Siéntate con las piernas estiradas. Dobla ambas piernas y coloca el pie derecho debajo del muslo izquierdo y el pie izquierdo debajo, o delante, de la pantorrilla derecha en el suelo. Si te resulta más cómodo, cruza las piernas en sentido contrario. Si es difícil mantener el cuerpo erguido, siéntese en un cojín a una altura adecuada para que la postura sea cómoda.
Si no es posible sentarse cómodamente y sin dolor en Sukhasana, practica los ejercicios de respiración y meditación sentado en una silla. Lo más importante para todos es que la parte superior del cuerpo esté recta, el cuerpo esté relajado y pueda permanecer inmóvil durante todo el ejercicio.
La Siddhasana tranquiliza la mente, tiene un efecto equilibrador sobre los Nadis (nervios) y activa la energía espiritual de los Chakras. Por lo tanto, esta postura sentada es muy adecuada para la práctica de Pranayama y Meditación.
Práctica: Siéntate con las piernas estiradas. Dobla la pierna derecha y coloca el pie muy cerca del cuerpo en el suelo. Ahora dobla la pierna izquierda y coloca el pie izquierdo encima de la pantorrilla derecha. La planta del pie toca el muslo derecho. Suba los dedos del pie derecho entre el muslo y la pantorrilla de la pierna izquierda y los dedos del pie izquierdo entre el muslo y la pantorrilla de la pierna derecha. Si le resulta difícil mantener el cuerpo erguido o las rodillas no se apoyan en el suelo, siéntese en un cojín, a la altura adecuada.

Bakasana

Las posturas sentadas del yoga incluyen posturas rectas y con las piernas cruzadas, pliegues hacia delante y giros. Este tipo de posturas son apropiadas para practicantes de todos los niveles, con el uso de accesorios según sea necesario para promover una alineación segura. Puedes hacerlas para relajarte al principio de una sesión de yoga, pero probablemente podrás profundizar más si las revisas hacia el final de tu práctica después de haber generado algo de calor con las posturas de pie.
Las posturas sentadas son ideales para mejorar la flexibilidad al estirar las piernas (isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas), la espalda y los músculos que rodean la pelvis, también conocidos como caderas. Sentarse en el suelo proporciona una posición de estabilidad que facilita la apertura del cuerpo, pero no es cómodo para todos. Si te resulta difícil sentarte con la espalda recta, prueba a poner una manta doblada, un cojín o un bloque bajo el trasero. Elevar las caderas suele ayudar a que la columna vertebral se alinee de forma más sostenible.
Beneficios: Mejora la conciencia postural, abre las piernas, el pecho y los hombros. Ideas para la alineación: Probablemente hayas oído decir que la Postura de la Montaña es la piedra de toque de la alineación para muchas de las posturas de pie del yoga. La Postura del Bastón es el equivalente para las posturas sentadas: una línea base de alineación. Al igual que la Montaña, parece aparentemente sencilla pero requiere una gran atención a los detalles.

Asanas de pie

Las posturas sentadas del yoga incluyen posturas con las piernas rectas y cruzadas, pliegues hacia delante y giros. Este tipo de posturas son apropiadas para practicantes de todos los niveles, con el uso de accesorios según sea necesario para promover una alineación segura. Puedes hacerlas para relajarte al principio de una sesión de yoga, pero probablemente podrás profundizar más si las revisas hacia el final de tu práctica después de haber generado algo de calor con las posturas de pie.
Las posturas sentadas son ideales para mejorar la flexibilidad al estirar las piernas (isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas), la espalda y los músculos que rodean la pelvis, también conocidos como caderas. Sentarse en el suelo proporciona una posición de estabilidad que facilita la apertura del cuerpo, pero no es cómodo para todos. Si te resulta difícil sentarte con la espalda recta, prueba a poner una manta doblada, un cojín o un bloque bajo el trasero. Elevar las caderas suele ayudar a que la columna vertebral se alinee de forma más sostenible.
Beneficios: Mejora la conciencia postural, abre las piernas, el pecho y los hombros. Ideas para la alineación: Probablemente hayas oído decir que la Postura de la Montaña es la piedra de toque de la alineación para muchas de las posturas de pie del yoga. La Postura del Bastón es el equivalente para las posturas sentadas: una línea base de alineación. Al igual que la Montaña, parece aparentemente sencilla pero requiere una gran atención a los detalles.