Significado del elefante en la india, Ashtanga Yoga

Significado del elefante en la india

Significado de tres elefantes

Los elefantes han sido representados en la mitología, el simbolismo y la cultura popular. Se les venera en la religión y se les respeta por su destreza en la guerra. También tienen connotaciones negativas, como ser símbolo de una carga innecesaria. Desde la Edad de Piedra, cuando los elefantes se representaban en antiguos petroglifos y arte rupestre, se han representado en diversas formas de arte, como cuadros, esculturas, música, películas e incluso arquitectura.
El elefante asiático aparece en varias tradiciones religiosas y mitologías. Se les trata positivamente y a veces se les venera como deidades, a menudo simbolizando la fuerza y la sabiduría. Del mismo modo, el elefante africano es visto como el jefe sabio que resuelve imparcialmente las disputas entre las criaturas del bosque en las fábulas africanas[2], y la tradición Ashanti sostiene que son jefes humanos del pasado[3].
Según la cosmología hindú de la antigua India, la Tierra está sostenida y custodiada por los míticos elefantes del mundo en los puntos cardinales. La literatura sánscrita clásica también atribuye los terremotos al temblor de sus cuerpos cuando se cansan. La sabiduría está representada por el elefante en la forma de la deidad Ganesha, uno de los dioses más populares del panteón de la religión hindú. La deidad se distingue por tener una forma humana con la cabeza de un elefante que se puso después de que la cabeza humana fuera cortada o quemada, según la versión de la historia de diversas fuentes hindúes. El cumpleaños del Señor Ganesha (renacimiento) se celebra en el festival hindú conocido como Ganesha Chaturthi[4]. En el budismo japonés, su adaptación de Ganesha se conoce como Kangiten (“Deva de la Dicha”), a menudo representado como una pareja de hombre y mujer con cabeza de elefante que se muestran en un abrazo de pie para representar la unidad de los opuestos[5].

  La biblia del yoga

Qué simboliza el elefante en el hinduismo

El elefante en el hinduismo y en la cultura india es un símbolo de fuerza intelectual y de fortaleza mental terrenal. Es un animal sagrado y se considera la representación o la encarnación viva de Ganesha, la deidad con cabeza de elefante que monta un ratón. Es el más importante de todos los dioses, al que se invoca antes que a cualquier otro. El carácter carismático de este ser lo ha convertido en un elemento de fuerte simbolismo en diversas culturas de todo el mundo. Las regiones asiáticas, como la India y China, tienen densas mitologías repletas de rico simbolismo y representaciones de varios elementos de la naturaleza. Los elefantes se encuentran en cantidades eminentes en estas regiones, y han formado parte de sus civilizaciones durante mucho tiempo. Evidentemente, los elefantes se han abierto paso en la conciencia de la gente y, en consecuencia, en su arte.
Los elefantes, en general, simbolizan las cualidades de la sabiduría, la fuerza, el valor, la longevidad, la paciencia, el honor y la estatura. He aquí un resumen sobre su simbolismo variable en las distintas culturas. Los elefantes son un tema recurrente en el budismo y el hinduismo, y sólo difieren en el hecho de que los budistas veneran tanto al elefante que adoran como las cualidades que desean emular.

  Saludo al sol b

Qué simbolizan los elefantes

Los elefantes han sido representados en la mitología, el simbolismo y la cultura popular. Se les venera en la religión y se les respeta por su destreza en la guerra. También tienen connotaciones negativas, como ser símbolo de una carga innecesaria. Desde la Edad de Piedra, cuando los elefantes eran representados por antiguos petroglifos y arte rupestre, han sido retratados en diversas formas de arte, como cuadros, esculturas, música, películas e incluso arquitectura.
El elefante asiático aparece en varias tradiciones religiosas y mitologías. Se les trata positivamente y a veces se les venera como deidades, a menudo simbolizando la fuerza y la sabiduría. Del mismo modo, el elefante africano es visto como el jefe sabio que resuelve imparcialmente las disputas entre las criaturas del bosque en las fábulas africanas[2], y la tradición Ashanti sostiene que son jefes humanos del pasado[3].
Según la cosmología hindú de la antigua India, la Tierra está sostenida y custodiada por los míticos elefantes del mundo en los puntos cardinales. La literatura sánscrita clásica también atribuye los terremotos al temblor de sus cuerpos cuando se cansan. La sabiduría está representada por el elefante en la forma de la deidad Ganesha, uno de los dioses más populares del panteón de la religión hindú. La deidad se distingue por tener una forma humana con la cabeza de un elefante que se puso después de que la cabeza humana fuera cortada o quemada, según la versión de la historia de diversas fuentes hindúes. El cumpleaños del Señor Ganesha (renacimiento) se celebra en el festival hindú conocido como Ganesha Chaturthi[4]. En el budismo japonés, su adaptación de Ganesha se conoce como Kangiten (“Deva de la Dicha”), a menudo representado como una pareja de hombre y mujer con cabeza de elefante que se muestran en un abrazo de pie para representar la unidad de los opuestos[5].

  Respirando

Significado espiritual del elefante

En el budismo, el elefante se considera una manifestación terrenal de las cualidades encarnadas en el propio Buda. Ya en sus inicios, Buda estaba vinculado al elefante. Cuando su madre se quedó embarazada, soñó con un elefante blanco y puro que ofrecía un loto blanco con su trompa, daba tres vueltas alrededor de ella y entraba en su vientre con su colmillo. Al despertar, supo inmediatamente que había experimentado un presagio divino. Esta profecía ayudó a consolidar el simbolismo de los elefantes en el budismo.
Símbolo clásico de fuerza, paciencia, lealtad y sabiduría, el elefante personifica los poderes ilimitados de Buda. He aquí algunas de las características más honorables que el poderoso elefante ha llegado a simbolizar.
En el budismo, el elefante es un símbolo de fuerza mental. Al principio del camino hacia la iluminación, la mente incontrolada se representa como un elefante salvaje y gris, que arrasa erráticamente con todo lo que encuentra a su paso. Después de la práctica dhármica de “domar” la mente, la mente controlada y fortalecida es simbolizada por un elefante blanco, poderoso y potente, que puede ser dirigido con propósito para destruir todos los obstáculos en su camino.