Simbolo budista de la prosperidad, Ashtanga Yoga

Simbolo budista de la prosperidad

El poder de la esvástica

Los signos de la buena fortuna se han establecido en la mitología hindú desde la antigüedad. El budismo tibetano tiene un grupo de ocho símbolos que se consideran los más antiguos y conocidos. Estos ocho símbolos incluyen el Pez de Oro, el Parasol, la Carrera, la Flor de Loto, la Concha, el Nudo Infinito, la Rueda y la Bandera.
Como seres humanos, debemos vivir en el samsara, o ciclo interminable de nacimiento, muerte y renacimiento que conlleva sufrimiento en cada etapa. Las enseñanzas de Buda nos ponen en el camino de la liberación del samsara; el pez dorado es un símbolo de esa liberación, una criatura de la alegría, en su elemento, viviendo una vida de espontaneidad sin dolor ni miedo a perecer en el sufrimiento autocreado.
El símbolo del pez es importante en el hinduismo, el jainismo y el cristianismo. En el budismo, el pez también representa la fertilidad y la plenitud. A menudo se representa bellamente como una carpa, que en Asia se considera sagrada por su elegancia, tamaño y larga vida.
En la naturaleza, la cúpula del cielo se arquea sobre la montaña. En el budismo, la sombrilla es un dispositivo simbólico que proyecta una sombra y, por tanto, ofrece protección contra el calor. Además, en la mitología india, la sombrilla se ha asociado tradicionalmente con la realeza. Sujetada por encima de la cabeza, transmite honor y reverencia, por lo que a menudo se representa a Buda sentado bajo una sombrilla decorativa.

Significado del logo de la esvástica

Tokyo Revengers sigue a un joven llamado Takemichi Hanagaki que viaja al pasado para salvar a su novia de ser asesinada por una banda llamada Toman. La serie comienza con lo que parece ser una simple historia de amor para luego expandirse con Takemichi decidido a salvar a todos sus seres queridos, incluyendo a sus nuevos amigos de Toman. El manga, escrito por Ken Wakui, fue galardonado con el premio a la mejor serie shonen en la 44ª edición de los Premios Manga Kodansha y es uno de los animes más esperados de esta temporada.
Pero ahora tenemos que hablar del elefante en la habitación: la esvástica, que es el símbolo de Toman. Para el público occidental, ver la esvástica es un gran detonante, ya que era el símbolo del nazismo, el odio y el terror. Pero para otras culturas, como las de la India o Asia Oriental, representa la prosperidad y la buena suerte.
La versión de los nazis de la esvástica varía ligeramente del símbolo manji: el símbolo manji es contrario a las agujas del reloj con el centro como un signo más, mientras que la otra versión es en el sentido de las agujas del reloj y está inclinada en un ángulo conocido como «cruz de gancho». Si se mira un mapa de Japón hace unos años, este símbolo habría aparecido varias veces en él, ya que marca dónde están los templos. Sin embargo, Japón lo ha cambiado recientemente para hacerlo más «amigable para los extranjeros» en previsión de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y es comprensible por qué el gobierno optó por cambiarlo: sin el conocimiento cultural y el contexto, habría dirigido mucho odio y miedo injustificados contra los japoneses.

Cruz con gancho

Al encontrar la svastika en diversos objetos, Schliemann reconoció su similitud con los diseños encontrados en la cerámica germánica del siglo VI, por lo que teorizó que representaba un símbolo religioso prehistórico importante y universal.
Desgraciadamente, algunos académicos y nacionalistas de la recién unificada Alemania llevaron esto más lejos, sugiriendo que la presencia de la svastika en toda Europa y Asia apoyaba la idea de una antigua raza superior aria.
A principios de la década de 1920, la esvástica había sido adoptada como símbolo del Reich alemán. Tan unida a la venenosa ideología del odio, la esvástica nazi es hoy vilipendiada en Occidente, aunque como símbolo auspicioso y sagrado en Oriente, la esvástica sigue siendo popular en la sociedad budista e hindú.
Respuesta larga: la esvástica se convirtió en un símbolo de odio y miedo en el siglo XX, pero eso contradice su larga historia como signo de fortuna y esperanza. Aquí, Jonny Wilkes explica cómo la esvástica llegó a ser tanto vilipendiada como venerada
Heinrich Schliemann estaba obsesionado con encontrar Troya, la ciudad perdida de la mitología griega, y creía que las epopeyas de Homero le mostrarían el camino. Un acaudalado hombre de negocios alemán partió en 1868 con su copia de La Ilíada para buscar en el Mediterráneo. Pasaron varios años, los hallazgos resultaron decepcionantes y estuvo a punto de abandonar hasta que un arqueólogo aficionado británico llamado Frank Calvert le hizo una sugerencia: Schliemann debería excavar en el misterioso montículo de Hisarlik, en la costa egea de Turquía.

Imagen del símbolo de la esvástica

Popularmente, se traduce como «todo está bien». La esvástica se entiende, pues, como un símbolo de auspiciosidad y buena fortuna, y se coloca regularmente en los hogares, negocios, materiales impresos, coches, templos y ashrams hindúes.
Especialmente durante el Diwali, que este año es el 30 de octubre, pueden lavar las esvásticas viejas y volver a colocarlas, o incluirlas como parte de su rangoli (una forma de arte tradicional que utiliza polvos teñidos, arroz y granos, o flores para decorar el suelo de los patios). A menudo, la esvástica se crea disponiendo artísticamente diyas (lámparas de arcilla).
Para los budistas, la esvástica representa las huellas y el corazón de Buda. Para los jainistas, la esvástica es el símbolo del séptimo tirthankara (literalmente «hacedor de vados», una de las almas liberadas que muestra el camino a los demás en la tradición jainista), y los brazos simbolizan uno de los cuatro lugares en los que un alma puede renacer en el ciclo de nacimiento y muerte.
De hecho, el uso más antiguo conocido del símbolo se remonta al final de la última Edad de Hielo. En Ucrania se encontró una estatuilla tallada con un reconocible signo más armado que data de 10.000-13.000 años antes de Cristo. Se desconoce cómo interpretaban el símbolo estos antiguos pobladores. En los Balcanes, el símbolo se ha utilizado al menos durante los últimos 8.000 años. La civilización del Indo-Saraswati utilizaba mucho la esvástica, con pruebas arqueológicas que se remontan al menos al 4.000 a.C. que demuestran su uso.